Drenaje limfático

DRENAJE LINFÁTICO MANUAL (DLM)

Fue creado en los años 30 por el doctor Vodder y su esposa Astrid. Se trata de una técnica manual suave aplicada con una presión y descompresión tangencial sobre la piel, sin friccionar ni resbalar sobre ella, a un ritmo lento y monótono, formando pequeños círculos o espirales de empuje. Así, la piel se estira hasta el límite de su elasticidad en la dirección y el sentido del flujo linfático.

El mayor beneficio es ayudar al sistema linfático y a los líquidos celulares e intercelulares a limpiar constante mente el sistema para un funcionamiento homeostático del cuerpo

Sus efectos terapéuticos han sido comprobados científicamente y está indicado en una amplia variedad de situaciones.

En el campo estético, combate la obesidad, la celulitis, la couperosis. Por su efecto lifting ofrece un recurso a las bolsas de los ojos y ayuda en la elasticidad y brillo de rostro facial. Es un efectivo coadyuvante en tratamientos como la meso terapia, la liposucción y las cirugías faciales y maxilofaciales. En el terreno deportivo, el DLM ayuda a recuperar luxaciones, fracturas, contusiones, distensiones y esguinces. También es efectivo en las etapas pre y post competición

A nivel médico, el DLM está indicado para combatir dolencias crónicas como sinusitis, faringitis, rinitis, amigdalitis, bronquitis y asma. También es útil contra las cefaleas y migrañas, estreñimiento, afecciones articulares, edemas y varices. Es adecuado en golpes, edemas, tendinitis, recuperación de fracturas óseas, es excelente en pre y post operatorios

Se recibe en una camilla. El tiempo de aplicación depende de la zona a Drenar.

Un tratamiento de cuerpo entero también es recomendable en cada estación ya que ayuda a renovar el sistema linfático, vascular e inmunológico.